Archivo para YO

El tiempo en Zaragoza

Posted in Cosicas with tags , on agosto 29, 2012 by paucrispi

Va a ser que estas letras no son un tratado sobre la climatología de Zaragoza, de esto hay mucho escrito, tan solo son las impresiones que producen en mí a lo largo de este año las inclemencias meteorológicas de estas tierras de cierzo, sol y niebla.

Datos sobre la localización:

  • Latitud: 41°39′ Norte
  • Longitud: 0°52′ Oeste.

Otros datos de interés: Al oeste el Moncayo y pasa el Ebro por el centro. J. A. Labordeta

Verano

  • En casa estamos teniendo calor por encima de nuestras posibilidades.
  • ¿Y no hay forma humana de almacenar este calor para el invierno?
  • Acabo de sacar la cabeza por la ventana y me he quedado sin pestañas.
  • Hoy en Zaragoza, haces la colada, la tiendes, y una vez colgada ya puedes empezar a recogerla por el principio porque se ha secado.
  • Mentalizado para derretirme en los próximos días y formar parte del paisaje urbano. Parece que hará calor.

Otoño

  • Mira tú que si me adentro en la niebla y aparezco en otro sitio.
  • Con la niebla no me veo los pies, no se sobre que camino.
  • Por fin, un pedazo de azul en el cielo de Zaragoza después de una semana.
  • Me gusta Chowder, Agallas el perro cobarde y Bob Esponja… y además juego con los dinosaurios y los gormitti de Izarbe.

 

Para los no versados, en Zaragoza no hay otoño, como no hay primavera, así que escribo lo que me da la gana.

Invierno

  • Si encuentras una mata de pelo y tiras de ella contra el cierzo llegarás hasta Anasagasti.
  • Si alguien encuentra dos orejas sueltas, que me avise por favor, se han ido con el cierzo.
  • Que alguien me deje una lupa, tengo que ir al mingitorio, traigo el frío en el cuerpo de la calle y no me lo quito.
  • La brisa que se esta levantando en Zaragoza empieza a ser un poco molesta y además tengo una gotita congelada en la nariz.
  • Intentando restituir cuatro falanges de la mano derecha, el lóbulo de las orejas y la punta de la nariz, todo ello caído a causa del frío.
  • Además, a causa de la espesa niebla, me ha costado bastante encontrar los apéndices caídos, menos mal que no he necesitado de mingitorio.
  • Después del roscón, no viene mal un poco de brisa como la de hoy, parece S. Valero.

Primavera

  • Esta tarde las sombras han estado masificadas.
  • No es cuarenta de mayo, y el sayo se está derritiendo.
  • El cierzo acaba de depositar a mis pies un peluquín castaño claro y un perro pequines me ha adelantado por la derecha, lleva correa puesta.

Y eso que por aquí no hay primavera

Victoria

Posted in Cosicas with tags , on marzo 2, 2010 by paucrispi

Vino bajo el signo de Tauro y se ha ido, noventa y cinco años después, bajo el de Piscis. Un día de cielo azul, como sus ojos.

Podría ser el inicio de un relato, pero no, Victoria, mi abuela se ha consumido como una vela, alguna ráfaga la avivaba como en los viejos tiempos, no tan lejanos. Se ha terminado, se sabía desde su nacimiento que este momento llegaría y casi un siglo después el presagio se confirma.

Toda una vida llena de vicisitudes alegría dolor  ilusión decepción placer llanto risa batalla quietud aquí allá y mucho, mucho tiempo. Tan sólo una vida.

Casi toda su existencia caminando junto a Ramón, y en ese transito muchas cosas, hijos hijas nietos nietas biznietos biznietas muerte república una guerra perdida cárcel acompañamiento dictadura democracia política idealismo pragmatismo consejos y batalla, mucha batalla, carácter e inconformismo.

Muchas horas de conversaciones, siempre bajo un escrupuloso respeto, hemos tenido, encuentros y desencuentros, cariño, consejos, de todo he aprendido y aún me quedo con la sensación de no haber aprovechado el tiempo. Estos diálogos se van a quedar entre nosotros, pero existen recuerdos indelebles.

Recuerdos nítidos de tiempos en los que aún estaba en la infancia me asaltan en estas horas, los días de lluvia cuando me llevabas a caballito para no mojarme los pies y que no me tocaran los sapitos que salían tras el aguacero; el huevo frito que tu sólo me has hecho igual; el viaje en seiscientos desde Aliaga a Teruel cantando y enumerando los pueblos que atravesábamos; La forma en la que me cubrías con la manta a la hora de dormir en las frescas noches de verano; las visitas al huerto y al corral,  y en este último la manera en la que introducías la mano en la cloaca de alguna gallina y adivinabas si habría puesta o no; Jesusito de mi vida y de mi corazón… me cantabas y no entendía cómo desde tu agnosticismo lo hacías; el baño de manzanilla en el ojo picado por una avispa; los días en los que se hacía el jabón de tajo, un olor que me sigue atrayendo;  las tardes cuando sonaba la sirena e íbamos a por el abuelo a la puerta de la central eléctrica; los paseos con Sol y las visitas a Zar en la Cañadilla, ese setter negro que sentía predilección por los uniformes; jornadas de pesca y merienda en el pantano, de cangrejos en Aguilar… Son tantos los que se agolpan en la cabeza y siento que es el momento de parar.

Muchas gracias por todo abuela, te quiero.

Pequeños placeres culinarios

Posted in Cosicas with tags , on mayo 31, 2008 by paucrispi

De la necesidad de comer al placer en el ejercicio de introducir el alimento en la boca, masticarlo y deglutir tan solo es una cuestión de creatividad, de evocar momentos y de sabores, texturas y aromas.

Un huevo frito, a poder ser cocinado por mi abuela en aceite de oliva muy caliente. Tapeo por los bares de Zaragoza, Los Vitorinos, Domino, Mel i Melo, La Republicana… Raviolis de peus de porc de La Chavela. Una calçotada, y esa salsa de romescu. Tortilla de patata hecha por fuera y un poco cruda por dentro. Caracoles, a la llauna, con tomate, con conejo… con todas las salsas. La conserva, adobo fruto de la matanza del cerdo (costilla, lomo y longaniza), primero secado para después freírlo y conservarlo en aceite. Pimientos rojos asados y aliñados con aceite y sal. La cocina china, la cocina hindú, la cocina turca, el cuscús. Mejillones en todas sus variantes. Sepia y navajas a la plancha. Solomillo de ternera al punto, ese que cuando cortas con el cuchillo mana jugo sanguinolento. costillas de ternasco hechas a la brasa con sarmiento. El mondongo. Jamón. Una buena ensalada con productos del huerto y regada con aceite y vinagre. El jugo de una naranja. borraja con almejas. Cardo con salsa de almendras. Hongos y setas: rebollones, setas de cardo, boletus edulis, colmenilla. Una cerveza en compañía. Un vaso de vino tinto del Somontano, Rioja, Ribera del Duero, Campo de borja, también con compañia, mesa y mantel. Un cocido completo, no importa su procedencia. Un buen gazpacho en verano. Pan con tomate y aceite. Las empanadillas de atún de Alcalá de la Selva. Todo hervido de verdura con patata y la menestra de verduras. Las palmeras de chocolate de Tupinamba. El tiramisú. La horchata, los batidos y los helados, de yogurt y leche menergada. El pan: hogaza, gallego, rústico, bollo, torta de Aranda…todos los panes.

Pequeños placeres

Posted in Cosicas with tags , on mayo 30, 2008 by paucrispi

Beber agua fresca, mirar a la gente, observar, pensar, leer, desperezarme, dejar que el sol del invierno bañe mi rostro mientras siento la nariz y las orejas frías, pisar charcos, dejar que por unos instantes la lluvia de una tormenta descargue sobre mi, escuchar el sonido de los pasos sobre nieve recién caída, tocar esa misma nieve y sentir primero frío y después calor, arrebujarme bajo una manta en un sofá, pasar las manos sobre piedras y rocas, hundir las manos en arena de playa, pasear junto a la orilla del mar, tomar una ducha de agua fría un día caluroso, caminar por senderos, calles, montes… caminar sin más, apoyar el rostro en el cristal helado de invierno mientras el interior de la sala está caliente, escuchar romper las olas en la orilla, sentir el viento y la brisa suave sobre el cuerpo, mirar las sombras caprichosas que producen la luz y el fuego, miccionar mientras me ducho, el olor que que deja tras su paso la lluvia caída, una mano que recorra mi espalda, mi cabeza… todo yo, pasar calor y encontrar una sombra para cobijarme, escuchar un trueno y ver el rayo, mirar el cielo nocturno, conversar con alguien cercano, silencios con ese alguien, los silencios, estar entre gente, estar solo, la impresión de la velocidad, escuchar, un escalofrío, dar placer, correrme, la sensación que produce el cambio de asfalto en la carretera, sentir miedo, chillar, un susurro en el oído, dejarme mecer por el oleaje, estar dentro del agua, sumergido, pasar la yema de los dedos sobre la geografía de un cuerpo desnudo, sentir un gato sobre el regazo, su mirada, acariciar un perro, la sensación de fumar (uno de cada diez, veinte, treinta… cigarros), oír los pasos en el silencio de la noche, mirar sin ver, no hacer nada.

aCeRcA dE mÍ

Posted in Cosicas with tags on mayo 15, 2008 by paucrispi

Camino, leo, pienso, sonrío, disfruto, observo, miro, escucho, converso, respiro, como, compro, quiero, amo, crezco, comparto, poseo, trabajo, deseo, duermo, despierto, bostezo, sollozo, toco, viajo, voy, vengo, empatizo, enfermo, sano, grito, susurro, acaricio, sueño, nazco, muero… tan solo vivo.