Archivo para Imaginado

Comienza lo difícil

Posted in Cosicas with tags , on noviembre 25, 2009 by paucrispi

Dos años recién cumplidos y nuevas dificultades, como por arte de magia aparece el don de la palabra.

Hasta ahora el balbuceo de Izarbe se limitaba a papá, mamá, comer, cacota, bibe, bermell,  gegant, pi, pipi, moving, avi, avia, tattoo, yayo, yaya, Pablo, gata y pocas más- anoto tan solo las inteligibles, la enumeración de las  incomprensibles y onomatopeyas llevaría demasiados renglones-, pero casi sin enterarnos el vocabulario se ha enriquecido con más términos y variaciones: pablito, pablitito, pablititito, amarillo, verde, azul, blau, blue, tele, libro, ratón, rata, ratita, ratitita…., pero lo increíble  es cuando se viene arriba y comienza  a declamar versos del Paraíso perdido, un soneto de Neruda, vocablos como dicotomía, arancel, coyuntura, abigarrado, pinrel e incluso se anima con la recitación de pasajes de Borges, Poe, Voltaire, Wells, Grimm, Orwell, Huxley o Matute.

Nada que no entre dentro de la lógica.

El verdadero problema es cuando se atreve a realizar aseveraciones o afirmaciones que, esta vez si que son preocupantes, paso a enumerar alguna:

  • La teoría evolutiva se equivoca, no descendemos del mono, venimos del asno.
  • En un futuro no se usara la tilde en las palabras esdrújulas y además casi siempre sobran letras.
  • La teoría general de la relatividad se equivoca, el universo es estático, como mucho se contrae, estamos como al principio.

Por ahora a dios ni lo toca, y eso me intriga, me miraba con perplejidad mientras leía Caín de José Saramago.

A partir de aquí creo que comienza realmente lo difícil.

Anuncios

Relato hiperbreve

Posted in Cosicas with tags , on diciembre 25, 2008 by paucrispi

Esta mañana he salido de casa temprano, unos pasos y me adentro en la niebla densa, gris mortecina bañada de tonalidad naranja. No ha sido como la ceguera blanca pero de regreso a casa, horas después, me siento igualmente devorado.

Un mal día

Posted in Cosicas with tags , on octubre 1, 2008 by paucrispi

Definitivamente hoy he tenido un mal día.

Todo ha comenzado con un traspiés nada más levantarme del sueño reparador, si es que el acto de dormir repara, ha sido el desencadenante de todos los sucesos posteriores en este largo día que toca a su fin.

Los primeros instantes del día comenzado por lo general suelen ser metódicos en la ejecución de las acciones: visita al lavabo, rápida mirada al espejo, cocina, desayuno, abluciones… Hoy, después del incidente han cambiado las cosas.

No se muy bien el motivo, pero ha partir del momento en que ha ocurrido la caída he tomado una decisión, ha sido un pensamiento fugaz, determinante, esa idea va a ser la que guíe mis pasos en esta jornada: voy ha transgredir una norma, cual, no lo sabía entonces, no ha sido sino al pisar la calle cuando he sabido: cruzar por zonas no habilitadas para el peatón y los semáforos en rojo.

Había depositado demasiada confianza en la pericia y buena voluntad de los conductores, un error. El primer impacto, brutal, rotura abierta de tibia y peroné además de una luxación de hombro. Tres minutos hasta la llegada de los servicios médicos, cinco de trayecto hasta el hospital, un minuto y medio para la reducción y sutura de la rotura, doce minutos de convalecencia y otra vez en la calle.

Empeño es empeño y allá que voy, segundo impacto, este, no menos fuerte, peloteo entre transporte de pasajeros municipal y motocicleta, añadiéndose en el ultimo instante un utilitario verde, resultado del juego, costillas rotas (sin determinar el número), esguince cervical, rotura de fémur de la pierna derecha y tobillo del pie izquierdo, contusiones varias. Treinta y ocho minutos después y ya repuesto vuelvo a las andadas, el resultado ha sido similar en todos los intentos llevados a cabo, que no han sido pocos; unas cicatrices adornando mi cuerpo van a ser mis fieles acompañantes, recuerdo de esta jornada.

De los sonidos poco que decir, gritos, claxon, imprecaciones, graves, agudos, soprano…; del color una sopa variada.

Cansado del juego desisto de mi idea primera y decido regresar a casa, ahora bien, todo con orden: rojo, amarillo y verde. Sucede la tragedia del modo más inesperado, golpe frontal con un viandante despistado que me lleva a mi situación actual, tres meses de recuperación en cama y únicamente libertad de movimiento en mis manos para poder teclear esta líneas.

Lo dicho, un mal día.

Primer vuelo

Posted in Cosicas with tags , on septiembre 21, 2008 by paucrispi

Hoy Izarbe ha tenido su primer contacto con el exterior aéreo, un vuelo de unos pocos minutos. Ese tiempo he estado angustiado, expectante, y no menos henchido de orgullo paterno.

Todo comenzó hace unos días, sales del trabajo, una buena noche y un largo paseo hasta casa. Vas abstraído en tus pensamientos y de repente algo ocurre, un pequeño tumulto de gente y diriges tus pasos hacia allí. Para ser sincero, no podía imaginar lo que vi, un grupo de gente recogiendo los trastos de lo que había sido ese día un rastrillo de ilusiones, no sé cómo no me había enterado antes. Todo un descubrimiento para mis ojos, retazos de ese día todo para mí, me adentro y rápidamente entablo conversación con un viejo que trajina con unos cachivaches imposibles, la curiosidad queda colmada: unos pantalones sin pernera, un espejo de agua, un reloj de viento, tres zapatos del pie derecho -el viejo me comenta que cuando te calzas uno automáticamente aparece el otro par en el pie-, un enebrador de agujas, un archivador de sueños no recordados, y unos cuantos objetos que no acierto a describir. Sin embargo y tras un rato observando mis ojos se van a un rincón donde descansan un par de alas polvorientas, pregunto, soy respondido, compro.

Para curiosos, las alas han sido confeccionadas con una selección de plumas de distintas aves: cuatro plumas de picaraza, dos de fénix, veintiocho de gorrión, doce de pavo real, seis de kiwi, dos de gallina, treinta y seis de ánade, catorce de águila imperial, ocho de halcón peregrino, diez de mirlo, cuarenta y ocho de gaviota… podría seguir pero la enumeración es larga, valga esto de ejemplo; todo el conjunto listo para vestir y elevarse a las alturas.

A lo largo de estos días y siempre en ausencia de Cristina el ingenio ha sido probado, primero con Crispi (la gata, mejor no hablar del resultado, se le fueron unas cuantas vidas) y luego con Izarbe. Aquí las pruebas han ido mejor: una cortina rota, tres cuadros en el suelo, las paredes para pintar y una jornada sin bombillas, además de un arañazo, dos cardenales y tres chichones.

Está mañana, y en ausencia de Cristina, se ha producido el vuelo, dejo a Izarbe en el alfeizar de la ventana, un ligero impulso y a volar. No se puede decir que haya sido un vuelo perfecto, en un inicio ha caído unos dos metros, se ha repuesto y ha iniciado una ascensión llena de vaivenes y amagos de zozobra, esto fruto de un inoportuno viento; alucinante es la reacción de los vecinos: gritos, incredulidad, desconfianza e incluso en el ensimismamiento me ha parecido oír una detonación, si esto es cierto malo es el tirador, el aveizarbe ha llegado sin rasguños.

Que puede decir un padre cuando una hija emprende el primer vuelo, nada. Una descripción somera puede dar el siguiente resultado: unos minutos de vuelo, persecución a una bandada de gorriones, un encontronazo con una tórtola,  dos enganchadas con sendos tendedores de ropa, uno con ella y otro sin prendas, chillidos similares a un ave ignota, una partida de pilla-pilla con unas palomas, una discusión con una picaraza por una cuestión de preferencia de paso.

El aterrizaje sin sorpresas relevantes, llega con sonrisa amplia y los ojos vidriosos.