Pequeños placeres culinarios

De la necesidad de comer al placer en el ejercicio de introducir el alimento en la boca, masticarlo y deglutir tan solo es una cuestión de creatividad, de evocar momentos y de sabores, texturas y aromas.

Un huevo frito, a poder ser cocinado por mi abuela en aceite de oliva muy caliente. Tapeo por los bares de Zaragoza, Los Vitorinos, Domino, Mel i Melo, La Republicana… Raviolis de peus de porc de La Chavela. Una calçotada, y esa salsa de romescu. Tortilla de patata hecha por fuera y un poco cruda por dentro. Caracoles, a la llauna, con tomate, con conejo… con todas las salsas. La conserva, adobo fruto de la matanza del cerdo (costilla, lomo y longaniza), primero secado para después freírlo y conservarlo en aceite. Pimientos rojos asados y aliñados con aceite y sal. La cocina china, la cocina hindú, la cocina turca, el cuscús. Mejillones en todas sus variantes. Sepia y navajas a la plancha. Solomillo de ternera al punto, ese que cuando cortas con el cuchillo mana jugo sanguinolento. costillas de ternasco hechas a la brasa con sarmiento. El mondongo. Jamón. Una buena ensalada con productos del huerto y regada con aceite y vinagre. El jugo de una naranja. borraja con almejas. Cardo con salsa de almendras. Hongos y setas: rebollones, setas de cardo, boletus edulis, colmenilla. Una cerveza en compañía. Un vaso de vino tinto del Somontano, Rioja, Ribera del Duero, Campo de borja, también con compañia, mesa y mantel. Un cocido completo, no importa su procedencia. Un buen gazpacho en verano. Pan con tomate y aceite. Las empanadillas de atún de Alcalá de la Selva. Todo hervido de verdura con patata y la menestra de verduras. Las palmeras de chocolate de Tupinamba. El tiramisú. La horchata, los batidos y los helados, de yogurt y leche menergada. El pan: hogaza, gallego, rústico, bollo, torta de Aranda…todos los panes.

Anuncios

3 comentarios to “Pequeños placeres culinarios”

  1. Hay un sitio en Zamora que se llama TUPINAMBA, pero en vez de comer palmeras de chocolate se comen unas callos que están de muerte.

  2. paucrispi Says:

    Muchas gracias por la información, gracias a tu comentario acabo de tener una idea:
    En cada viaje programado, o bien donde el azar me lleve, va ir incluida una visita a un lugar con el nombre de Tupinamba, si bien esto irá condicionado a que en el lugar de paso o de destino exista un espacio con dicha afección.

    Así que espero que en mi visita a Zamora muera de placer al comer unos callos en TUPINAMBA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: